XIV Subida del Mont Ventoux 1922

(Francia; 21,6 km. de desarrollo sobre tierra batida). No me he tomado el tiempo necesario para indagar sobre la identidad de la copilota que acompaña a Monsieur Mahan.  Generalmente, como así sucedía hasta bien entrados los años 60′, los acompañantes, casi siempre anónimos, estaban considerados como lastres, contrapesos o figuras decorativas que exigían los reglamentos deportivos. Pero no cabe duda alguna que la señorita de la imagen aportó todo su coraje y estilo (tocado de la época incluido) por equilibrar al Morgan Cyclecar 1100 en los rápidos virajes de la prestigiosa rampa francesa. Mahan cuenta con un artefacto de tres ruedas concebido a caballo entre una motocicleta y un automóvil. Adapta un motor bi-cilíndrico de 1.100 c.c., pesa 350 kilos y desarrolla 45 CV. La señorita pone el resto… Cientos de constructores elaboraron unidades similares (3/4 ruedas) en la categoría denominada Cyclecar, bastión de elaboraciones mecánicas atractivas, discutibles, horrendas y, algunas, extremadamente competitivas como fue el caso de los Morgan,

Texto cedido por Antonio De Leon Evora

Vote este post

(Visitado 14 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.